sábado, 4 de marzo de 2017


Dani. Pirque, febrero 217

viernes, 3 de marzo de 2017



Carla. Lunes 27 de febrero del 2017

jueves, 2 de marzo de 2017

28-02-2017

La primera y quizás última noche que mi mamá pasa con nosotras en el departamento es ésta. Nunca antes había dormido aquí. Le pedí a Carla que fuese a comprar unos chesee cake a 'El Naturista' porque sé que a mi mamá le gustan mucho. También compré un vino, un chocolate y unos mariscos en lata. Hice de cena ensaladas con quinoa, y mientras yo la preparaba, ella me hablaba sobre el nuevo reportaje que le van a publicar a mi hermano, en 'Vice Colombia', sobre la historia del Krautrock. También se me cayó un frasco grande con vinagre y cebollas en escabeche que compramos en la vega, derramando todo su contenido por la pared y en el piso, estaba nerviosa. Yo me alegro de que todo entre mi mamá y mi hermano se haya reparado, y que ella pueda sentir tranquilidad respecto a su hijo. También me contó que la entrevistaron de la revista 'Ya', esto a raíz de que ella a alguien le contó que se iba a vivir a España y esta persona consideró que su historia de vida era interesante de relatar a otras mujeres. En las fotos que le tomaron va a aparecer junto a su casa vacía. Me mostró una foto de como la maquillaron. Le pintaron los ojos negros negros, y le pusieron un vestido negro con blanco, lo cual no me gustó nada. También la interesada en hacer el reportaje, la consideró "poco feminista", esto por el hecho de migrar, para cuidar a sus padres ancianos, entre muchos otros factores.
Ella consideró que el juicio que le hacían era extraño ya que considera que el feminismo es en parte tener la posibilidad de elegir, poder ser autónoma, y ser dueña de tus afectos y relaciones, sin que nadie te imponga nada. 
Yo pienso igual que ella, y creo que está bien que a sus 56 años quiera seguir indagando en otros modos de vida, que haga lo que quiera.
Ahora ella está instalada en el living con todas sus maletas, hablando con su mejor amiga, mi tía Dianora, que es Venezolana y que también vive aquí, en Chile. Dianora tiene la teoría de que mi mamá no va a aguantar allá y se va a devolver, veamos que pasa.
Mañana junto a Carla la acompañaremos al aeropuerto, y no tengo pena, tampoco habita en mi la duda, pero si debo reconocer que tengo miedo y alegría, miedo de lo que voy a ser yo sin ella y alegría de lo que voy a ser yo sin ella. Siento que mi mamá con esta búsqueda está queriendo ser alguien nuevo, y de esta manera nos está incitando a mi y a mi hermano a lo mismo, liberándonos.

miércoles, 1 de marzo de 2017

Pirque
21 de febrero del 2017, en San Antonio

martes, 28 de febrero de 2017

Daniela y Felix, en Pirque. 4 de febrero 2017

viernes, 17 de febrero de 2017

video

Estos videos corresponden a Santiago Centro y Maipú, durante el año 2014.


Diario mural de mi pieza en la casa de mi papá. Año 2015

jueves, 16 de febrero de 2017


video



Me faltó gente muy amada y otras ya se habían ido antes de que cerrara el metro, pero igual aquí se resume el miércoles 8 de febrero. El viejo que aparece atrás sentado, antes de esto, nos agarró muy fuerte el hombro a mi y a Darío, después me tiró besos, antes de eso nos decía: "criollos, criollos", fue medio violento, y yo quería pararle los carros pero pensé que para qué siempre tengo que amargarme por culpa de los borrach@s violent@s, pero la Poli sin pensarlo lo mandó a callar en un segundo. El jueves 9 de febrero también fue un día importante, fui a la casa de mi papá, luego me junté con César, fuimos al taller de Vic y Florencia, luego a comprar chocolates y galletas a un local lleno de cartelitos. Posterior a eso, fuimos al departamento de César, tomamos cerveza, César nos preparó crema de zapallitos italianos, luego llegó Carla junto con la Muri. Después llegó el Danny, tomamos piscolas. Ya desfallenciendo volvimos en uber y pasamos a dejar a la Muri a su casa, luego Florencia se vino a quedar con nosotras, comimos tallarines y jugo de ciruela. Al otro día tomamos desayuno las tres, luego acompañamos a Carla a hacer sus clases junto a Ruido y Juana, y al terminar la clase trajimos a los perritos al departamento y fuimos junto a la Jo, las 4, a recorrer patronato en búsqueda de un shawarma, y en la noche del viernes 10, en la cual había luna llena, fuimos al cumpleaños de la Vale y luego donde Poli y Paloma y de nuevo vimos a la Muri.

miércoles, 15 de febrero de 2017



Dos fotos análogas sacadas con la misma cámara y en el mismo baño a las mismas personas.


La marca de una enredadera en el muro de una casa.
Carla. Valparaíso, enero, 2017.

lunes, 13 de febrero de 2017


Dario, Carla, Pablo y César, en el terminal de Valparaíso. Enero del 2017


Carla, Larrain jr y Franco. Febrero 2017


Foto de enero en el terminal de Valparaíso, ya volvíamos a Santiago. Pablo, César, Darío y Carla. Enero del 2017

Esto sucedió un día sábado de la primera semana de febrero, en el que fuimos a visitar a Dani y Felix por sorpresa. Las imágenes corresponden a Av. Matta, ya que ahí se llevaba a cabo una carrera de los "ciclistas urbanos" -de los cuales Felix fue parte y ahora se encuentra en un receso-. Luego de esto fuimos en micro a un bar que se llama HBH y luego, de noche, nos dejamos caer en departamento de José Ramos.

domingo, 12 de febrero de 2017

Esta imagen me produce mucha ternura por varios factores. En primer lugar, que mi mamá se ponga así para posar en las fotos que le tomo. Luego, el estar almorzando en "El Naturista". En esta oportunidad ella me volvió a contar que el día 7 de febrero de 1987 se estaba comiendo una gran ensalada de frutas -sin helado, detalle en el cual siempre enfatiza- y que yo, dentro, cada vez que ella comía fruta o cosas dulces, le pateaba la guata en señal de agrado, o así lo interpreta ella. De ahí se fue al departamento en el que vivía, frente a la Plaza Brasil -los que están al lado de los chinos ricos, justo en la esquina con compañía-, y rompió bolsa mientras se estaba duchando ya que hacía mucho calor, luego nací en la madrugada. Toda esa historia me la volvió a contar en esta oportunidad, quizás por haberse acercado la fecha de mi cumpleaños numero 30, o por la nostalgia de irse de Chile, o sólo por rememorarlo, no sé. 



En el departamento hacía calor, todos estaban sin zapatos, y tanto Felix como Javier estaban sin polera. A mi obviamente también me dieron ganas de estar sin polera y sin sostenes, pero no lo hice, para la próxima si lo haré, veremos que pasa. Comimos lasagna preparada por Felix y Dani, también tenían cervezas, vino y agua mineral, nosotras llevamos una cassata de pie de limón, el helado que más le gusta a Carla. Vimos un video sobre Jorge González, el vocalista de los prisioneros, en donde hablaba sobre su enfermedad y su historia como músico, jugaron play station, tomé fotos con la cámara digital de Carla en donde la única que salía bien era Coni y luego nos bañamos la piscina durante largo rato. 

sábado, 11 de febrero de 2017

En el sueño yo estaba alojando con mucha gente que no conozco, durmiendo sobre colchonetas en el suelo, en una casa de madera y piedra, en el bosque. Cerraba los ojos y en el tránsito entre estar despierta y dormida, se abría en mi un portal a la sensibilidad que me permitía percibir a personas actuando como vivas pero que en verdad estaban muertas y también percibía otras cosas, como destellos de luz y movimiento de energías. Según algunas culturas -como lo es para los siberianos y araucanos, entre muchas otras-, soñar con muertos representa la señal para la iniciación en esas prácticas del éxtasis. "'Ver a los espíritus' en un sueño o durante la vigilia es la señal decisiva de la vocación chamánica, espontánea o voluntaria. Porque sustentar relaciones con las almas de los muertos equivale en cierto modo a estar muerto uno mismo" (Eliade, 1968, p.82). También soñé que me iba a Galicia con Carla y buscaba cartas para poder jugar carioca en la torre de Hercules tomando mate. Recorría los cerros de pasto pequeño y muy verde, y caminaba hacia el departamento de mis abuelos, iba al baño y aparecía mi nona Isabel, que es la mamá de mi papá, sentada al lado mío, en un pequeño espacio entre el wc y la tina, mientras yo meaba. Ella sonreía y me extendía los brazos y yo estaba muy feliz, ya que hace meses no se me aparecía en los sueños. Le tocaba los brazos y podía sentir su piel suave y envejecida tal como se la sentía en vida, la abrazaba, le hacia cariño y mientras me mantenía aun sentada en el wc, le preguntaba que qué hacía en mi sueño, sentada en la orilla de la tina mirándome mear, pero ella no me hablaba, sólo tenía una amplia sonrisa, estaba muy feliz.
En relación a éste tipo de sueños -y más allá de la connotación chamánica- pienso que deben ser normales y recurrentes dependiendo de la relación que tenemos con la muerte, pero que sin duda se sueñe o no con espíritus hay que saber leer lo que los sueños nos dicen de nosotros mismos, de nuestra forma de percibir las cosas y de nuestros procesos.

Y hace algunas noches soñé con mi casa de Lucas Sierra, y que todas las personas que entraban ahí eran "afectadas" por un espíritu. Yo y mi papá siempre supimos que ahí pasaban cosas, pero en el sueño estas "cosas" se materializaban en espíritus e ingresaban en el cuerpo de las personas mientras dormían. Esto me preocupaba, así que subía las escaleras y encontraba en el tercer piso una estructura con forma de torre, como una escultura constructivista, y sabía que ahí estaba el origen de todo, en un objeto. Luego, llegaba mi mamá, así que le pedía el celular, pero no le decía lo que estaba pasando para no preocuparla, mientras tanto pensaba a quién llamar. Y bueno, entre las personas que se me pasaban por la cabeza, elegía llamarla a ella, a pesar de no tener contacto durante largo tiempo. Entonces tomo el celular, abro la puerta de la casa para salir al exterior del condominio y hablar tranquila, pero al cruzar el umbral de la puerta, todo, ¡todo!, estaba cubierto por un filtro azul, como si todo se hubiese transformado en un cianotipo. Hacía mucho calor, y en el sueño yo pensaba en la suerte que tenía de poder ver todo en un sólo color. Las paredes, los postes de luz, el suelo, la luz, mi piel, todo azul, era entre hermoso e impactante, y todo esto me hacía pensar en que algo muy importante y bueno estaba por suceder, que algo iba a cambiar, y decido llamarla, y marco su numero, y justo cuando me contesta me despierto lánguida a las 9:00 am en punto.




No importa mi cara, lo importante es que son las únicas fotos que tengo de Ruido cuando era cachorro. Recuerdo que siempre su actitud era sumisa, muy similar a la de las dos primera fotos, regalón adormilado, atento a las señales humanas y suave, salvo cuando salíamos a pasear porque sacaba toda su personalidad animal y si le poníamos la correa se 'taimaba'. Para bien acostumbrarlo lo hacía dormir en el puf rosado que tuve desde chica, le gustaba mucho, hacía niditos, era muy blando, le quedaba grande, y durante los primeros meses dormía siempre en el living en las noches, y durante las tardes dormía siesta en mi cama. Antes del atropello su cuerpo era muy flexible, y descansaba como hoy lo hace la Juana, con total confianza. Un día, se me ocurrió pasarle un corcho. Como se puede apreciar en las dos últimas imágenes, aparece con ese elemento, y en una de ambas fotos sale con las orejas en señal de atención. Ese día fue muy particular, ya que Ruido mostró una faceta antes no expuesta, y que consistía entre jugar y cazar o jugar a cazar el corcho. Se volvió loco, su disposición corporal cambió, y yo sabía que mediante ese pequeño elemento se había despertado en él un instinto tan básico en todo animal, estaba conociendo cosas nuevas y creciendo. Miro las imágenes y recuerdo haber pensado que justo esos momentos los debía atesorar, aunque no fuesen el reflejo de algún climax particular, sólo quería recordarlos. No puedo creer lo pequeñito que alguna vez fue pero que hoy siga tan parecido, con casi 7 años.

martes, 7 de febrero de 2017



 
Tengo mucha suerte

domingo, 5 de febrero de 2017


Carla y Juana viajando a Maipú en invierno. 2016

jueves, 2 de febrero de 2017


Esta imagen en particular me gusta mucho. La tomé con una cámara pentax sin fotómetro, de mi papá, en el cementerio general alguna de las veces que iba sola cuando hacia la cimarra. Me llamaba mucho la atención la vegetación y toda la vida que albergaba ese lugar. Vida vegetal y animal al mismo tiempo, museo de cuerpos que no se ven, recuerdos y nombres. Para mi era como una prolongación de la ciudad, con divisiones sociales marcadas, pero perfecta, con mucho silencio y relajo.
Esta planta es una espuela de galán, capuchina, o flor de la sangre, y la imagen la tomé en el patio de los disidentes, lugar al cual más me gustaba acudir, lugar que conocí gracias a mi papá, ya que ahí eran enterrados los migrantes o colonos no católicos, siendo ´marginados´ en una esquina de todo este gran territorio. En particular esta planta es hermosa, crece sobre todo en la costa y es resistente a climas extremos. También en el cementerio se pueden encontrar árboles saliendo de las tumbas, sobre todo ciruelos y mandarinas, las cuales si se prueba su fruta se nota que cada una es diferente, como las personas.

El Milú sobre la cama de mis papás. Año 2003

martes, 31 de enero de 2017

lunes, 30 de enero de 2017


Una pintura que hice en invierno, el 2016



Cementerio general, año 2015

jueves, 26 de enero de 2017



Babalú, Doris, Florencia y Fernanda
20 de noviembre del 2016, Rancagua.

martes, 24 de enero de 2017



Para este viaje a Valparaíso nos quedamos en la Finca, lugar en donde César está realizando una residencia. Llegamos junto a Carla y Darío en bus, ya que César llevaba días ahí y Pablo había llegado el día anterior. Al llegar al terminal teníamos mucha hambre, así que Darío nos llevó a almorzar a una picada que conocía por 2.500 pesos. El lugar está por la calle Colón y se llama "Naturin". Luego, caminamos a tomar una micro para dirigirnos a la Universidad de Playa Ancha. Cerca de ahí hay un bar que se llama "El Roma", espacio al cuál llegaría Cesar junto a Pablo y otros amigos, ya que ellos mientras tanto estaban en la playa Las Torpederas a pasos de ese bar. Tomamos la micro, y a pesar de que le pedí al chofer que nos avisara donde debíamos bajarnos, se le olvidó. Gracias a ese olvido, pudimos recorrer grandes distancia y poder apreciar Valparaíso desde una perspectiva única. Vimos el mar gigante y brillante, casas con patio, árboles, departamentos en blocs, y todo con un sol, un azul, un color y atmósfera general muy especial. Luego, al llegar al bar, nos impactó lo grande y particular que era la arquitectura de la casa, con un patio trasero más grande aun. Ahí conocimos a Nico, a Martín y a Totó. Luego en la Finca y ya de noche cocinamos tallarines. Pablo y César partieron con la iniciativa, luego intervinimos todos. Comimos en el exterior con más habitantes de la casa, preparé tereré inspirada por la película vista la noche anterior con Carla, conversamos y nos reímos mucho en el patio, imaginando diálogos en torno a "Laurita R" y sus preparaciones gastronómicas de alcurniaEntre medio de todos estos humanos, dos perros llenaban el ambiente, Thalia y Chasca. Los dos llenos de pulgas, llenos de amor, semi autónomos y muy hermosos. De noche instalamos un colchón en el espacio en el que Nico hace sus clases de yoga y gracias a un proyector -de César al parecer, o no sé- nos pusimos a ver una película francesa, "Amor Mío" se llama. Antes de eso, Carla encontró un libro de anatomía que mezclaba imágenes de plantas, insectos, cuerpo humano y se quedó mucho rato pegada viéndolo. No pudimos terminar de ver la película no sé porqué motivos, entre medio Darío se durmió, así que nosotros nos fuimos para la otra pieza. Durante mucho rato no pudimos dormir ya que César estaba lleno de bromas, de ideas, de energía y hablaba, y no podíamos no reírnos mucho con todo lo que pensaba, por muy sensato o en broma que fuese. Al otro día salimos semi temprano a la feria, ya que como era el cumpleaños de Nico, César quería organizar la comida para un picnic en Las Torpederas. Como ya dije anteriormente César tiene mucha energía y es muy organizado. Esta foto es de esa mañana. En esta ocasión puse agua para té y preparé avena caliente; César fue a comprar huevos, pan y tomates. Según recuerdo César fue a comprar con una bolsa de pan con flores rosadas y con unas zapatillas de levantar rosadas también, él tiró alguna "talla" por lo mismo y junto con Dario nos reímos. Luego partimos a la feria, en verdad no tan temprano. Nos fuimos caminando y disfrutamos mucho el trayecto. Con dos mil y tantos pesos por cabeza llenamos nuestras bolsas y mochilas, preparamos los elementos para el picnic y el refrigerador quedó lleno. Antes de volver a la casa pasamos a una fuente de soda y tomamos malta y cerveza, también pedimos papás fritas. Para el picnic a César se le ocurrió hacer humus de betarraga con hinojo, otro de zanahoria con jengibre, y pasta de huevo. Aparte se le ocurrió comprar muchas marraquetas. Con unos damascos congelados le pidió a Martín que le ayudara a hacer un jugo, y Pablo preparó una botella de agua con menta y hierbas. Mientras íbamos rotando por la cocina, Dario y Carla durmieron un rato. Yo me acosté a los pies de la cama con Thalia como si las dos fuésemos de la misma especie, ya que se hace pipí cuando se relaja por lo tanto no era buena idea que se acostara tan arriba, aunque a mi esas cosas me dan lo mismo. Cabe mencionar que Thalia tiene una obsesión terrible por las camas. Nos acostamos a los pies de Carla y a Thalia la abracé fuerte. Pegué mi nariz a su nuca, sintiendo sólo su olor entrando hacia mis pulmones, y en mi mente me llenaba de su energía perruna. Dormité un rato, incluso babeé y soñé cosas. Luego me acosté de manera tradicional pero pronto tuvimos que partir. Pablo y César metieron todo en un cooler, tomamos una micro, el atardecer estaba lindo. Llegamos a la playa, hacía un poco de frío, Nico y Martín estaban solos. Luego, de a poco, comenzaron a llegar los otros habitantes de la casa, amigos argentinos, perros vagos y perros no vagos, y éramos bastantes personas. Cuando comenzó a oscurecerse fuimos junto a Carla y Dario a comprar café y té, para luego caminar junto a César y Pablo al paradero que quedaba en frente del bar "El Roma" a tomar la micro que nos llevaría a la inauguración del mural del Danny en Gálvez. Entre medio de eso, junto a Carla, nos detuvimos a hacer pipí y un gato no tan grande se nos acercó de manera amistosa. Valparaíso está lleno de gatos, de perros y de gente. Al llegar nos encontramos con Nicole y con Florencia, aparte de otras personas. Luego, fuimos a 'Morgana', lugar oscuro, con música de los noventa y electrónica, y tanto luces, personas y espacio parecían de una película. Darío se compró unas piscolas, vimos el show de un@s drag queen y de mamacita. A mi todos me producían una sensación entre de ternura y compasión, los percibía a todos tan niños ahí dentro, inocentes con los vasos en las manos, con las botellas de agua, con las ropas oscuras, algunos sobrios y otros más llamativos, expectantes una noche especial. Luego volvimos caminando a la casa, a aproximadamente las 5 de la mañana, ya era domingo, todos caminábamos en silencio. Al otro día nos despertamos temprano ya que Pablo debía volver rápido a Santiago. Fuimos al terminal y nos tomamos fotos, volvimos a la fuente de soda pero esta vez tomamos desayuno. Le compré a mi papá unos chilenitos y a la mamá de Carla y a la mía unas palmeras. Al papá de Carla no le trajimos nada porque aun no vuelve del sur. Ya en el bus Darío se fue sentado todo el camino con una señora lesbiana que iba tomando cerveza. Ella nos miró mucho desde el principio y cada vez que hablábamos entre nosotros sonreía para si misma. El lunes volvimos a reunirnos en la casa de César y Cata, esta vez a despedir a Pablo ya que volvía el miércoles a Buenos Aires. También asistió Darío. César cocinó unos espirales muy ricos con salsa de tomates centauro, de la cual es embajador, un humus de garbanzos y un queso con cebolla. Nosotras llevamos malta y cerveza rubia, fuimos con Ruido y Juana, conocimos a Paula Becker, lo pasamos muy bien, vimos un documental y dormimos en el living de la casa. A la mañana siguientes volvimos a tomar desayuno juntos.
Viernes 13 de enero al lunes 21 de enero del 2017


lunes, 23 de enero de 2017

Ese fue el día en que ayudamos al Danny a grabar su acción frente a la moneda. Tomamos vino blanco con ken piña y Carla tomó unas Bálticas. Paseo Bulnes, diciembre del 2016.