martes, 17 de abril de 2018





Carla y Muri en Puerto Nuevo, Lago Ranco, viernes 23 de febrero del 2018, a las 4:56 am

lunes, 16 de abril de 2018

Con la coni, el 23 de marzo del 2018, en la Higuera, maipú.
2 de abril del 2018, en la casa de la muri, en su cama, con sus perros.



Nos ha contado cosas sobre el fanatismo religioso de su hermano, lo cual a mi desde lejos me parece fascinante, pero a ella la irrita mucho, no puede soportar la imposición temática, el radicalismo, o cualquier cosa que pueda resultar opresiva a su libertad y la de otros. El le envía vídeos sobre la aparición de la virgen en algunos espacios rurales de Europa, y yo pienso en que me encanta la virgen, porqué siempre se le aparece a los campesinos. 

lunes, 22 de enero de 2018

Al principio vi que se movían muy rápido y pensé que estaban peleando pero después vi que solamente estaban jugando, de madrugada, al lado del rio Mapocho y eran hermosos, solos, un poco libres.
Carla y mis dos cachorritos, en el departamento.

En diciembre del 2017 conocí la casa de la tía de Carla, se llama Mariela. Es cálida y su personalidad es hermosa, muy directa, transparente, sensible y abierta, poderosa por dentro y por fuera.


viernes, 19 de enero de 2018


Almorzamos unos sandwich a los cuales les pusimos de todo, también compramos muchas cervezas. Luego llegó Félix con Javier. Javier dijo que era un signo de tolerancia que viniese el papa a Chile, que estaba bien. Después le pregunté a la muri qué significaba cada uno  de los nombres de sus listas de spotify. 

Martes 16 de enero del 2018

sábado, 13 de enero de 2018


mi amorcito con cara de invierno en el local 19


Ese día se juntó antes con la mica, luego llegamos nosotras, yo llevé hartas verduritas porqué me gustan las pizzas con verduras, también llevamos una malta y una cristal, y la muri abrió el vino oveja negra que tenía desde la navidad. Aquí aparece ella muy concentrada poniéndole a su pizza los pedacitos de algo que había caído a la mesa. 
6 de enero 2018


💕



Carla y juana en octubre 2017



Ese día salí de clases, Carla llegó de su entrenamiento en Recoleta, y la poli nos llamó igual que todas las semanas para que nos juntáramos. Por lo general nos reuníamos un día dentro de la semana y otro día en el fin de semana, es decir, nos veíamos dos veces todas las semanas, a veces más, otras veces solo una. A veces nos juntábamos solas, otras veces con Carla, otras veces con Carla y Paloma, otras veces con más gente. Tomábamos cervezas, comíamos, paseábamos a los perritos en el parque o los llevábamos a la casa de ellas. Ese día lo pasamos muy bien, conversamos mucho. Me da risa esa cara de la poli.
Jo, Poli y Carla. Septiembre 2017



En diciembre fui con mi papá a Rio Colorado por el problema de los ratones. Me dan risa estas imágenes porque mi papá me dijo 'Isa, párate ahí, pasame tu celular, apunta al toro. Después le mandas estas fotos a tu mamá y le dices: "mira mamá, voy llegando a Sevilla". Diciembre 2017





Carla y mi papá en los almuerzos de los jueves donde tía Alejandra, probablemente en septiembre/octubre del 2017

Hacia frío, tomamos cervezas y con la poli nos abrazamos mucho y muy largo, y lloramos un poquito aunque después cuando nos fuimos caminando yo lloré mucho. Este gif no finaliza como se debe, porque al final ella le tira un beso a la cámara de celu, pero quedaba muy largo así que no puse esas fotos.
La poli para mi es un tesoro, una de las personas más especiales y hermosas que conozco, y le agradezco infinitamente a la vida y a nuestras voluntades haberla conocido y que seamos amigas.
Septiembre 2017



 Satori y la mica. Ese día preparamos pizza, le pusimos muchas verduritas, harto queso y quedó de muy rica. 6 de enero 2018

Mi papá en su pieza, diciembre 2017

miércoles, 29 de noviembre de 2017

Le pregunté si había encontrado el cadáver del perrito que tuve que eutanasiar en otoño, le indiqué que debiese estar a mano izquierda, caminando desde la casa al río blanco, pasando la acequia, metido entre los matorrales, a lo cual me respondió:

No he visto al perrito, pero vi el cadáver de un caballo muerto.
Hay un cachorrito muy bonito en el pueblo.
La vida se recicla y se renueva.

🌔

jueves, 2 de noviembre de 2017






De la película "Demage", de Louis Malle

jueves, 28 de septiembre de 2017

Carla con ese perrito que le gustó mucho y la mujer que canta como Edith Piaf. 1 de septiembre del 2017, después de lo de 'Tormenta'.

lunes, 25 de septiembre de 2017

Fue muy hermoso porque, mientras Carla estudiaba en el sillón que le da la espalda a la ventana, yo releía 'La gran travesía' mientras mi papá fingía que leía la revista 'más deco'. Fingía porque en verdad se estaba quedando dormido, cómo siempre le sucede a eso de las 18:00 de la tarde si es que está sentado en el living. A mi también me sucede lo mismo, hasta ese tipo de cosas se heredan, y ahora me sucedió lo mismo, así que me acosté al lado de Carla, la abracé, e inevitablemente comencé a caer en un sueño relajante, hipnótico y liviano. Entre despierta y no, incité a Carla a que se acostara al lado mío y durmiera también.
Mi papá roncaba fuerte, yo hacía esos sonidos locos de cuando se respira por la boca, y los tres estábamos dormidos en ese living con luz de ventana que mira al sur, con el diálogo de los pájaros conversadores que viven en las copas de los árboles de la plaza, y con un viento muy agradable de septiembre que entraba a través de los visillos grises. Tranquilos, vivíamos y dormíamos el momento. No hay señal de confianza más grande para mi que compartir una siesta, y ahora nos encontrábamos los tres, mi papá de 82 años y nosotras, durmiendo abrazadas cara con cara, con las piernas entrelazadas en un sillón estrecho. ¿Quién iba a pensar que mi papá iba a ser él, y que él iba a dormir siesta con una hija y la pareja de su hija que también es mujer abrazadas sobre un sillón color café?; ¿quién iba a pensar que yo iba a descansar rodeadas de los libros que él fue atesorado a lo largo de su vida, de muebles que pertenecían a personas de principio de siglo, dentro de una casa sólida de dos pisos construida en los años 40?; ¿quién iba a pensar que él conocería a Carla y que a través de ella él seguiría creciendo y aprendiendo aun a los 82 años?.
De pronto, un fuerte remezón nos despertó de golpe. Mi papá dejó de roncar y se dirigió a la pieza a llamar a su hermana, mi tía Alejandra, con la cuál tiene una relación muy unida y de mutua protección. Yo me levanté rápido y Carla también. Lo primero que pensé fue en mis perros, encerrados en un departamento en el piso 12, quizás ladrando o llorando por el movimiento de la tierra o en respuesta al ladrido de otros perros. Mis perros y mi papá son las razones para tener la vida que tengo, pienso. Una cosa lleva a la otra. Si mi papá no existiese o fuese otra persona, mis decisiones hubiesen sido distintas. Probablemente hubiese seguido el curso de mis deseos, y antes de que mis papás tomaran la determinación de separarse, me hubiese ido tal cual planeaba a Argentina. Quizás me encontraría idealmente viajando con una mochila y una carpa, trabajando en cualquier cosa según las oportunidades que otorgan los diversos territorios. No
 estaría con Carla, sólo hubiese conocido de ella  a través de lo que me contaban mis amigas del colegio. De todas formas el sentimiento inicial siempre prevalece, y hoy en día tengo dos sueños recurrentes. Uno consiste en poder viajar a dedo con mis perros, al sur, y perderme en algún bosque antiguo y oscuro, no volver nunca. El otro consiste en juntar algo de plata y viajar con mi papá y con Carla a aguas calientes en Perú. Siempre hay algo que me ha dicho que tengo que conocer Perú, también Bolivia. Ahí también hay bosques y selvas oscuras. Mi papá siempre nos ha dicho que mi abuela, Isabel, la cual tenía un pasado muy oculto del cual se avergonzaba, era de origen aimará. Quizás algo antiguo me ha invitado a través de sueños e ilusiones a conocer esos lugares, ese tipo de lugares. Pero esta es mi vida, aquí estoy y tengo mucha suerte. Después de pensar en todo lo anterior pensé en el terremoto de México, en Kim Jong-un y Trump, en las bombas atómicas, el huracán Irma, y en como el mundo pasó de estar en la 'h' a estar en la 't'. Si fuese cercana a Trump o a Kim Jong-un, los incitaría, de manera positiva y amorosa, a hacer deporte. Quizás producirían más endorfinas y eso los haría personas felices, quizás hasta podrían liberarse de sus obsesiones y relajarse. Ambos son seres humanos con mucha energía, y al igual como es una a veces, pero en pequeña escala, no canalizan bien el exceso de yang. Afortunadamente mi vida, sin desligarla de la vida del mundo, permanece en la 'a' y siento que tengo mucha fortuna, se me han presentado azares y he tomado decisiones que me llaman la atención y me hacen feliz, aunque se me confundan las letras de vez en cuando, tal como me sucedió hoy con las inevitables corrientes existenciales que como agua de distinta temperatura corre a veces a través del cuerpo. Sin embargo, así es la vida, así es la naturaleza, y todo está bien donde está. Ni las bombas atómicas, ni la falta de plata o la abundancia de ella, ni las repentinas enfermedades y la despedida de familiares y amigos, ni los trabajos de mierda, ni nada, nada, nada va a cambia de lugar la 'a' a pesar de que cada cierto tiempo se traslade a la 'b' y vice versa. 

sábado, 23 de septiembre de 2017

Comenzó la temporada de deshielos. 

martes, 19 de septiembre de 2017




Domingo 10 de septiembre del 2017

domingo, 27 de agosto de 2017



Carla con leoncito, agosto 2017


Mi tía Alejandra con ruido, jueves 17 de agosto 2017


Carla y juana, agosto 2017


lunes, 7 de agosto de 2017



Mi tía Alejandra le había preparado un pebre especial a Carla y le había reservado cazuela.
Algún jueves de junio 2017



Ese día jugó Chile contra Alemania. Carla tuvo que ir a entrenar a Recoleta y hacerle clases a la Fran. Con mi papá nos juntamos a la salida del metro Bellas Artes y fuimos a almorzar al Ravera. El pidió una pizza española y yo una vegetariana. Luego llegó Carla y almorzó pizza de anchoas. Terminando de almorzar fuimos al Museo de Arte Precolombino y los tres alucinamos con tanta belleza ancestral e histórica.
domingo 2 de julio 2017